Niña Triste

Pensamientos distorsionados

¿Qué son los pensamientos y cómo pueden perjudicarnos? ¿Se puede hacer algo para evitarlos?.  Los pensamientos distorsionados pueden causar muchos problemas en nuestra vida. Pueden hacernos sentir infelices, ansiosos o deprimidos.

A veces puede ser difícil escapar de nuestra propia cabeza, pero con las estrategias adecuadas, podemos empezar a pensar de forma más positiva. Esta entrada del blog proporcionará consejos sobre cómo lidiar con los pensamientos distorsionados. Sigue leyendo para saber más.

¿Qué son los Pensamientos Distorsionados?

A menudo los pacientes nos hablan de pensamientos invasivos, pensamientos involuntarios que los atormentan.  Siempre son conscientes de que son pensamientos no deseados, y de que esos pensamientos, de los que sienten que no pueden deshacerse, les perjudican en sobremanera.

¿Por qué ocurre esto? ¿Le sucede a todo el mundo? ¿Es perjudicial? ¿Qué puedo hacer?

El pensamiento es el modo que tenemos los sujetos de hablarnos a nosotros mismos y entender lo que nos pasa por dentro. El pensamiento surge de modo espontáneo sin que nos lo propongamos, incluso la mayoría de los pensamientos transcurren sin que nos demos cuenta, es decir son pensamientos inconscientes.

Lo que en un principio aparece inconscientemente, progresivamente va pasando a la conciencia y en ocasiones toma la forma de un diálogo dentro de nuestra mente como si nos habláramos a nosotros mismos.

¿Podemos controlar los pensamientos distorsionados?

En general como hemos dicho, los pensamientos surgen de modo inconsciente , por lo que no es posible controlarlos, pero cuando éste se torna un diálogo, nos hacemos conscientes de él y entonces sí que existe la posibilidad de modificarlos.

Los pensamientos tienen una componente de palabra, y otra sin palabras que es a la que llamamos emoción. En realidad, la componente que nos afecta es ésta última, pero siempre van unidos: cada pensamiento es una palabra con una emoción. Como una moneda de dos caras. No existe una sin la otra.

¿Por qué distorsionados?

Porque una cosa es lo que sucedió y otra cosa es lo que a mí me quedó de aquello. Así como el pintor plasma en su cuadro una parte de lo que vio, tamizado por su propia mirada, así almacenamos nosotros los recuerdos y los recuperamos, mezclados con otros recuerdos y una gran mezcla de emociones.

Parece muy simple, pero de esta recuperación de recuerdos, puede surgir una mezcla que por un lado no se parezca en nada a lo que sucedió, y lo que es peor, que estos pensamientos me atormenten, me hagan daño, me molesten.

Los pensamientos me hablan de lo que yo tengo dentro, de cómo manejo mis emociones y de los pensamientos inconscientes que los impulsan. Es muy útil para quien quiere conocerse a sí mismo y para quien quiere mejorar en algo, observar estos pensamientos y poder trabajar con ellos, sacando información.

Para hacer este trabajo, siempre es necesario contar con la ayuda de otra persona, y por supuesto, hay buenos profesionales dispuestos a ello.

A continuación vemos una de las posibles clasificaciones de pensamientos distorsionados según el mecanismo que los ha modificado:

Mecanismo Consiste en… Por ejemplo, si digo…
Filtraje negativo Focalizarse en un aspecto negativo de lo que ha pasado, pasando por alto el resto de detalles en la situación. La boda fue fatal: todo bien hasta que vi el sombrero de la madrina!!
Polarización Pensar las cosas en extremos: “todo o nada” ; como si las cosas sólo pueden ser blancas o negras, buenas o malas. No hay tonos de color o de gris. Mi prima es guapísima, pero sus hijos son horribles
Sobregeneralización Esperar que las cosas siempre se repetirán del mismo modo a través de una única experiencia. En Asturias siempre llueve
Interpretación del pensamiento Dar por hecho que conocemos las intenciones o los pensamientos de otras personas. Seguro que el conductor que va delante no me va a dejar adelantarle
Catastrofismo Esperar siempre lo peor en cada situación. El verano que viene será peor que este con seguridad
Ilusión de control Creer que mi vida está manejada por factores externos El gobierno solo intenta que me vaya todo mal
Demanda de justicia

 

Sentirse con la potestad de decidir lo que está bien y lo que está mal alrededor de la propia vida y la de los que me rodean. Esta calle debería pasar por otro lugar
Razonamiento emocional. Pensar que las propias emociones son las que determinan cuál es la verdad. Alguien con mal autoconcepto, se odia a si mismo, pero este no es un dato objetivo.
Falacia del cambio.

 

Creer que cambiando a los demás, mis problemas se resolverán inmediatamente Cuando mi hijo se divorcie, yo seré feliz
Personalización

 

Pensar que todo lo que sucede a mi alrededor está hecho para mí, sea para beneficiarme o sea para perjudicarme. Ya sé que esto lo has hecho para fastidiarme
Etiquetaje

 

Consiste en poner etiquetas a las personas basado en un detalle que me parece llamativo. El gamberro del barrio
Culpabilización

 

Culpar siempre a otros o a uno mismo de lo que sucede en lugar de buscar soluciones Si nuestra pareja va mal es porque él se empeña en no darme cariño.
Debería…

 

Es un modo de negar lo que sucede remitiéndonos a la imposibilidad y a culpar a otro de no hacer bien las cosas. Debería dejar a mi pareja, pero el corazón no me deja
Tener razón

 

Focalizarse en tener la razón es otro modo de desviar la atención, y en lugar de buscar soluciones, incidir en “yo lo hago bien y los demás mal” ¿Ves como yo tengo razón? Ya te lo había dicho yo.
Falacia de la recompensa divina

 

Creer que las cosas mejorarán simplemente porque “yo me lo merezco”. Es un modo de justificar el no esforzarse para cambiar, ya que según este modo de razonar, “algo” o alguien superior se encargará de hacerlo para mí. Al final el tiempo pone a cada uno en su lugar

Tipos de pensamientos distorsionados

Cuidado excesivo

El cuidado excesivo es un tipo de pensamiento distorsionado. Es una forma de pensar en la que la persona se concentra en sus peores miedos y supone lo peor. La persona con cuidados excesivos puede ser incapaz de disfrutar de la vida y se preocupa constantemente por posibles peligros y problemas.

Pensamientos Catastróficos

Son pensamientos en los que la persona supone lo peor y se concentra en sus miedos más grandes. A menudo, las personas con pensamientos catastróficos son incapaces de disfrutar de la vida debido a su constante preocupación por posibles peligros y problemas.

Dudas excesivas

Las dudas excesivas son un tipo de pensamiento distorsionado en el que la persona se cuestiona constantemente sus decisiones y acciones. La persona puede sentirse ansiosa e insegura debido a estos pensamientos.

Pensamientos negativos

Los pensamientos negativos son un tipo de pensamiento distorsionado en el que la persona se concentra en lo peor de sí misma y de los demás. Esto puede hacer que la persona se sienta triste, frustrada e insegura.

Sensibilidad al rechazo

La persona se preocupa porque pueda ser rechazada o abandonada. Esto puede hacer que la persona se sienta ansiosa e insegura en las relaciones.

Pensamientos de dependencia

La persona se siente incapaz de cuidar de sí misma y necesita que otras personas le proporcionen cuidado y protección. Esto puede hacer que la persona se sienta insegura e impotente.

 

Como vemos en el cuadro, las mayoría de las formas de pensamientos distorsionados coinciden en desviar la atención de la responsabilidad del sujeto sobre su propio malestar, para depositar esta responsabilidad en otro sitio.

Los pensamientos distorsionados suelen ser una forma de resistencia al cambio. La resistencia es un mecanismo interno que se resiste a que cambiemos. Incluso cuando una persona está en tratamiento psicológico, se observa que en cierto modo se resiste a mejorar.

Los psicólogos sabemos esto y contamos con ello. Por eso en ocasiones se hace difícil cambiar algo sin ayuda externa, porque la resistencia sólo se puede detectar desde el exterior, no la puede detectar uno mismo.

¿Qué hago con los pensamientos distorsionados?

Como dice un dicho popular, un clavo saca a otro clavo. Cuando un pensamiento es inconsciente no podemos hacer nada, salvo aprender a hacerlo consciente, y una vez que es un pensamiento consciente entonces sí. Entonces puedo elegir si sigo dedicándole energías y tiempo a ese pensamiento o bien, si veo que ese pensamiento me perjudica, puedo decidir cambiarlo por otro que me sea más beneficioso. Así de simple y así de difícil.

¿Quiero dedicarme a culpar a otros? ¿Quiero quejarme para no cambiar nada? ¿Quiero esforzarme y mejorar?


Si se siente perturbado por pensamientos indefinidos, podría ser el momento de buscar ayuda profesional. Ofrecemos una amplia gama de tratamientos que pueden ayudar a restaurar la armonía y el equilibrio de su mente.

Ponte en contacto con nosotros hoy mismo para saber más sobre nuestros servicios y tratamientos. Puedes ponerte en contacto rellenando nuestro formulario o llamando al 636 30 89 24.