La sexualidad Infantil en Psicoanálisis

En videos anteriores, hemos visto que los síntomas psíquicos tienen su origen en sucesos infantiles de contenido sexual. Entonces podemos preguntarnos:

¿Por qué  la sexualidad tiene tanta importancia?

Esta cuestión de la sexualidad, a Freud siempre le ha supuesto muchas críticas, principalmente porque habla de sexualidad en la infancia y esto despertó, y sigue despertando, muchas opiniones en contra. En este video vamos a intentar comprender su punto de vista.

El objetivo de la sexualidad, en todos los seres vivos, es conseguir la reproducción de los individuos para que la especie se perpetúe. Por eso es un impulso que está presente en cada uno desde el nacimiento.

¿Cómo consigue la especie que cada individuo vaya hacia el fin sexual? Mediante el atractivo que supone el placer genital. Así pues, resulta interesante preguntarse cómo se desarrolla la relación del ser humano con el placer.

Al poco de nacer, cuando un bebé se alimenta, aparecen las primeras sensaciones placenteras. Al satisfacer la necesidad de alimento, se produce un placer fisiológico. Estas primeras sensaciones de placer coinciden con otras sensaciones recibidas en los labios y en la boca al mamar. Recordemos que la boca es una zona que presenta muchas terminaciones nerviosas, por eso las sensaciones que recibe el bebé en este momento encuentran un canal privilegiado para llegar hasta la zona del cerebro donde se procesa el placer. De esta manera se establece una correspondencia, o lo que es lo mismo, una asociación entre el placer y estas sensaciones que aparecen en la boca. Es decir, el placer de llenar la barriga va a unirse al roce de los labios sobre el cuerpo del Otro. Lo comprobamos al ver al bebé que después de estar satisfecho, sigue jugueteando con los labios con el biberón o el pecho de la madre.

Las Fases del placer

A este primer modo de vivir el placer, Sigmund Freud lo llamó fase oral, porque en este momento, para el sujeto, el placer tiene una relación con la boca. Por eso observamos como decía  antes,  que el bebé se mete con frecuencia la mano en la boca, disfruta de un chupete, le gusta mordisquearlo todo, etc. Que como vemos son placeres alrededor de la boca.

A partir de este momento habrá placeres que para siempre estarán asociados a lo oral, como por ejemplo besar, comer, fumar, chupar, hablar, etc. Todo lo que a lo largo de la vida encuentra una satisfacción alrededor de la boca es un placer oral, que remite de algún modo a esta fase infantil.

Si entendemos el placer como algo ligado a la sexualidad en todos los individuos, entonces hay algo de la sexualidad que ya está iniciándose en esta fase oral. No es la sexualidad entendida como impulso para tener relaciones genitales, pero sí es algo en donde el placer tiene que ver con relacionarse con otro, puesto que es alguien externo quien ha procurado el primer placer que experimenta el bebé.   

Aparece aquí la sexualidad como una energía que nos lleva a acercarnos a los semejantes,  buscando el placer en la unión con el otro. En la fase oral, ésta es la unión de la madre con el bebé, que es un adelanto de lo que en el futuro será la energía que nos impulsa a relacionarnos con los demás.

Aproximadamente un año después, aparecerán nuevas formas de placer, conforme el niño o la niña vayan madurando hacia la edad adulta.

Pero esto lo veremos en el próximo video.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *