¿Las personas pueden cambiar su esencia? – Cambio Profundo

Las personas pueden cambiar. Incluso en cambio profundo. Es lo que pensamos desde el psicoanálisis. Sin embargo hay cosas que no pueden cambiar nunca. Por eso decimos que la libertad es limitada. Uno no puede cambiar cosas como por ejemplo la orientación sexual, pero se puede trabajar para aceptarla, para ser feliz con la orientación que tienes. Hay cosas que no tienen que ver con elecciones.  Aunque alguien quiera cambiar su elección sexual porque le parezca lo más conveniente, eso no se puede modificar.

Sin embargo, una persona que reconoce que sus actitudes no han estado bien, que ha hecho daño a personas que quería y que han tenido un coste muy grande tanto para las personas que lo rodeaban como a él, porque también esa persona que tiene actitudes enfermas termina perdiendo lo que quiere, por su propia responsabilidad. Pero alguien que termina entendiendo esto, se abre una puerta por la que algunas cosas se pueden modificar.

¿Por qué una persona que está siendo infiel aunque se enamore de su amante siempre sigue con su pareja oficial?

Estas personas están sosteniendo un amor patológico. Es un error creer que el amor es siempre  maravilloso. El amor puede ser una porquería. Si te enamoras de una persona enferma, que te mal trata, te pega, te traiciona, pero tú dices “yo estoy enamorada y lo acepto” estamos hablando de amor, pero enfermo. Los amores no son en sí mismos buenos o malos. Las personas están sanas o enfermas. Una persona enferma va a vivir siempre un amor enfermo, por mucho que ame.  La experiencia nos dice que cuando se empieza una relación paralela con una pareja actual, si a pareja no se rompe en los primeros tiempos (6 meses, un año…), ya no se va a romper. Cuando se suceden las excusas: “dame tiempo para que yo se lo explique…, en este momento no…, cuando los niños sean grandes…” probablemente estamos asistiendo a una gran mentira.
Es muy legítimo que alguien conozca a otra persona y se enamore, creando un vínculo con otra persona pero si se está dando algo que va a durar como relación de pareja, quien tenga que dar el paso lo va a dar a tiempo, porque si no, se va a perder.  Si no es así, se va a establecer una relación de amantazgo, que es otra cosa, otro tipo de relación. Algunas personas lo pueden transitar sin dolor, y otras personas sufren mucho. Sufren mucho porque disfrutan de una persona en algunas ocasiones pero hay días que saben que necesariamente están con la otra persona.  Hay personas que lo aceptan y pueden vivir con ello y otras no. Es una cuestión entre adultos. Cada cual acepta lo que quiere para su vida. Esto supone a veces un cambio profundo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *